Cruceros desde Oporto

  • Con los cruceros desde Oporto, navegarás a orillas de esta ciudad fundada en el siglo XII y cuyo desarrollo siempre ha girado alrededor de la desembocadura del río Duero y del Océano Atlántico. Para los portugueses se llama la Ciudad de los Puentes. En los 6 km desde el Faro del Felgueiras hasta el Palacio de Freixo hay 6 puentes, de los que destaca el emblemático Puente de Luis I construido en 1886, construido al más puro estilo Eiffel aunque él no fuera el encargado de construirlo.  La ciudad de Oporto está llena de estrechas calles y callejones declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y entre los que podrás perderte durante tu escala de crucero. Pretendida, invadida y perdida por visigodos y árabes, no fue hasta el siglo XI cuando Oporto tomó las riendas de su propio destino tras nombre a Alfonso I Enríquez como Rey de Portugal. Es conocida mundialmente por sus vinos dulces, también declarados Patrimonio Mundial, que se pueden degustar en las bodegas del vino de Oporto. Todas las bodegas llevan un aire anglosajón, arraigado desde el siglo XIV tras la unión luso-inglesa con el Tratado de Windsor y posterior desarrollo comercial de fabricación de navío y comercialización del vino. La ciudad hermana de Vilanova de Gaia es donde se juntan las grandes marcas de vinos como Calem, Ferreira y Offley, un lugar ideal para una de las experiencias más interesantes. Un crucero por el Duero constituye una experiencia completa que se desarrolla con un cierto aire de nostalgia entre los principales monumentos de Oporto y Leixoes, como los edificios magistrales de la Catedral de la Sé, la Torre de los Clérigos o el Palacio de la Bolsa. El centro histórico de Oporto tampoco pasa desapercibido con casas viejas y el Mercado de Bolhao que contrastan con elegantes barrios, villas señoriales. De los grandes monumentos, el que desborda más energía es la Librería Lello, donde se filmó parte de la famosa saga de Harry Potter.  A pesar de parecer una ciudad vieja, no lo es. Simplemente es nostálgica y guarda sus raíces.



    Visita de Aquotic Cruceros al puerto de cruceros de Oporto:


    Este fin de semana hemos estado en Oporto. Una ciudad clásica pero encantadora, y con una gran aire con olor a nostalgia, pasado y futuro. Le falta una pequeña mano de pintura que la haría excepcional. Es una ciudad llena de turistas sobre todo alemanes, holandeses, franceses y españoles, que se descubre sin prisas. Parece anclada en el tiempo, que se aprecia sobre todo en los edificios bañados de azulejos típicos portugueses - excepcionales y dignos de admirar -, por los barcos de las bodegas, por la forma de vestir de los ancianos más típico de las montañas de la Serra da Estrela, por las angostas calles a veces complicadas para circular en coche... y por muchos otros detalles. Eso sí, es incombustible y lo que por el día parece tranquilo el fin de semana es un hervidero de turismo.


    El centro histórico y alrededores de Oporto


    El primer día, casi sin tiempo de dejar las cosas en el hotel, nos marchamos directamente a la ribera del río Duero en la zona de Oporto. Hay que señalar que aunque parezca una sola ciudad, son realmente dos. Si miramos hacia la desembocadura, al margen derecho está Oporto y al margen izquierdo Vila Nova de Gaia. En Oporto encontramos el centro histórico, con muchísimas iglesias (nos recuerda a Salvador de Bahía), donde destacamos la Iglesia de San Francisco, la Muralla Fernandina, el Puente de Don Luis I, la Universidad, la Iglesia de los Carmelitas, el Pelourinho, el Palacio da Bolsa, la librería Lello (donde se rodó Harry Potter y una de las cinco mejores del mundo) y el Muro dos Cobertos da Ribeira. Desde este último lugar podemos coger un barco o un crucero fluvial por el Duero que nos hace visitar los 6 puentes de Oporto en el Duero en la ciudad o tomar una cerveza en los bares. Es una de las estampas más típicas y digna de postal. Naturalmente hay mucho más que ver si lo hacemos a pie (nunca en coche). Está declarada Patromonio de la Humanidad. Es recomendado un paseo en el tranvía.


    Vino de Oporto


    La ciudad da nombre al vino, pero realmente las bodegas están al otro lado en Vila Nova de Gaia en el Cais de Gaia y donde se encuentran 17 de las bodegas más famosas de Vino de Oporto. Podéis visitar Sandeman, Ferreira, Calem, Offley, Ramos Pinto, entre otras. Merece la pena pagar los 4,5€/persona que cuesta la visita. Te contarán su historia y te hará apreciar más un vino con un carácter único. Eso sí, muy buen marketing de venta porque sales siempre con una botella para degustar en casa.


    Restauración y copas


    Esto es algo que sin duda nos ha cautivado sin duda. Es una ciudad con mucho turismo, pero los precios son algo anclados en el tiempo. Los tres días hemos comido y cenado en restaurante, y sale más barato que ir a un Mc Donalds si te lo sabes montar. El primer día comimos en la zona de la Plaza Coronel Pacheco en el Lusso Café un bacalao con ensaladilla y bebida por apenas 7,50€/persona. Esa misma noche nos fuimos a la zona de Aliados y en un restaurante muy moderno y de moda entre los jóvenes llamado Casal cenamos pizza, pasta y dos bebidas por apenas 10€/persona. Y el sábado cenamos en esa misma zona en el Restaurante Los Loisos por apenas 7,90€/persona. Si quieres comer bien y barato busca rincones. Encontrarás muy buena comida. Si quieres ir de copas debes ir a la zona de Aliados, más concretamente al lado de la librería Lello. De todas formas, puedes ir al centro histórico y buscar tu propio ambiente.


    La gente: lo mejor


    Portugal es un país que nos gana en crisis económica, pero nos gana con mucho en cuanto a hospitalidad, educación y simpatía. No es que los españoles no la tengamos, pero no desborda. En ellos es algo innato y te ayudan sin pedirlo. Lo hemos comprobado con un mendigo, con la policía, con gente mayor por la calle... Falta decir que a los españoles nos haría falta aprender de nuestros vecinos. La modernidad y el progreso no está reñido con las buenas maneras. Y, sí, desconocemos mucho de Portugal. La gente es, sin duda, lo mejor.


    Los puertos marítimos y fluviales


    Naturalmente, nosotros tenemos que hablar de cruceros. Pues bien, Oporto tiene tres zonas de embarque aunque serán dos en pocos años.


    La zona marítima de cruceros está en Leixoes, a unos 10 km del centro. Hace falta coger la gran Av. Boavista para llegar a ella, pero falta señalización. Hay que intuir donde está y no es fácil llegar.


    En cuanto a los fluviales, están las dos en Vila Nova de Gaia. Una, donde atracan los de Douro Azul, está enfrente de las bodegas, pero se va a cambiar en poco tiempo a la zona de Quebrantoes, donde se encuentra Croisieurope. La clave de este emplazamiento es que cierta parte del río está considerada marítima y cierta fluvial. Y, es esta última la que ya tiene un gran proyecto de desarrollo para 2013. Ahora mismo es muy difícil llegar sin GPS, pero lo ideal es coger el Metro hasta la Av. da República y allí un taxi si vas sin coche. No obstante, hay parking y es seguro. De allí salen los barcos Fernao de Magalhaes, Vasco da Gama e Infante Don Henrique.


    En definitiva, si deseas visitar Oporto no tengas prisa y disfruta. El tiempo pasa lentamente y hay que disfrutar de la ciudad tal y como es. Así se aprecia mejor que haciendo comparaciones. Es especial, vieja y muy histórica, y tiene un vino excepcional.


¿Qué debes visitar en Oporto?

  • Puente Luis I Es el puente más conocido y reconocido mundialmente de Oporto. De estructura metálica y casi 400 metros de largo sirve de unión entre dos pueblos: Oporto y Vilanova de Gaia. Fue construido por la empresa belga Societé de Willebroeck e inaugurado en el siglo XIX. Mirando hacia el Atlántico por un lado y al río Duero por... Ver más
  • Catedral de la Sé Para visitar la Catedral de la Sé hay que pasear hasta el centro de la ciudad al estar situada en el Barrio de Batalla. Su construcción se inició durante la primera mitad del siglo XII y se caracteriza, como en muchas catedrales, por su mezcla de estilos arquitectónicos como el románico, gótico y barroco. Las ornamenta... Ver más
  • Torre de los Clérigos La Torre de los Clérigos no pasa desapercibida entre la cantidad de monumentos de Oporto. Está incluido como Monumento Nacional desde el año 1910 y para poder visitarla hay que ir hasta el casco antiguo de Oporto. Su color de piedra blanca viene dado por el material que usaron en su construcción: el granito, uno de los... Ver más
  • Mercado de Bolhao Tradicional, clásico, típico, raro… La visita al Mercado de Bolhao es obligada si se quiere conocer el día a día de los portuenses desde 1914 en el Barrio de Santo Ildefonso. Es uno de los monumentos neoclásicos más representativos de la ciudad y donde podemos encontrar los mejores productos de Oporto en sus tiendas de... Ver más
  • Palacio de la Bolsa Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996 junto a todo el centro histórico de Oporto, el Palacio de la Bolsa es uno de los edificios más majestuosos de la ciudad. De estilo neoclásico fue construido en granito en 1891 y en su interior todo está decorado y policromado con suma delicadeza y detallismo. A... Ver más
  • Librería Lello e Irmao Elegida como unas de las tres librerías más bonitas del mundo, su interior posee una de las escaleras de madera más conocidas y fotografiadas del planeta. Construida en 1909 por Xavier Esteves y pintada por José Bielman, está situada en el casco histórico de la ciudad en la Rúa dos Carmelitas. Su visita merece mucho la... Ver más

Preguntas frecuentes

Otros puertos de embarque que tal vez te puedan interesar

¿Alguna duda?Para eso estamos, así que no dudes en llamarnos o escribirnos.
¿Por qué Aquotic ?Ayudamos a miles de usuarios a elegir el mejor crucero para sus vacaciones a través de la experiencia de nuestro equipo que sabe mucho de cruceros.
  • 100% especialistas en cruceros.
  • Más de 30 compañías navieras a tu disposición.
  • Servicio de atención al cliente exclusivo.
  • Te garantizamos el mejor precio del momento.
Llámanos al 91 061 61 00 O si lo prefieres déjanos tus datos y uno de nuestros asesores te llamará totalmente gratis.